Licencia para vivir

Eres mi cantante favorita.
Tu voz mi canto de sirena.
Tus caderas la pesadilla que me despierta
mientras me tapo con tu melena

Son mis manos
quienes llenas de arena
dibujan Hippies y soldados
y castillos sin almena.

Fue mi pasado
quién huérfano de esposa
liberó a mi futuro amordazado
con mordida cuantiosa.

Y el dolor huyó
como palomas en octubre
o el intelecto de la desfachatez…

Dejando un mundo sin fragor
dónde soy yo quien se cubre
y el presente ningunea al ayer.