Tardes de Tlacolula *Susana Argueta

Cómo quisiera recorrer tu piel en las tardes huidizas de Tlacolula, tus morenas fronteras que saben a licor de avellana, mirarte y escuchar tus palabras de mezcal añejo, abrirme a tus caricias de Praga y Moscú y dormir con tus historias de Marruecos y Shangai. Cómo quisiera acunarme en tus brazos, contener tu llanto de…