LETRAS DE MUJER – Alice Walker

Alice Walker

“Los animales del mundo tienen sus propias razones para existir. No fueron creados para ser explotados por los seres humanos, de la misma manera que la población negra no fue creada para ser explotada por la blanca, o las mujeres por los hombres”

Alice Malsenior Walker (nacida el 9 de febrero de 1944) es una escritora afroamericana y feminista que recibió el Premio Pulitzer a la obra de ficción en 1983 por la novela El color púrpura, en la que se basó la película del mismo nombre, dirigida por Steven Spielberg.

Esta entrada comienza con una frase de la escritora y activista feminista, en la imagen final que cerrará esta publicación, encontraréis otras grandes y aclaratorias, que os darán una idea de la fuerza y el fondo interior de esta mujer.

Alice Walker escribió la novela que como también habéis leído dio nombre a una película. Una gran producción que para quien la lectura no es de su agrado, vio en ella lo que no dejamos de decir de la escritora.

Alguien que escribe de ese modo con esa verdad es digno de ser leído en otros trabajos.

https://es.m.wikipedia.org/wiki/Alice_Walker

Aquí os dejo el enlace a una mejor relación del trabajo de la escritora, de su vida y de cómo a seguido su trayectoría literaria y personal.

Escribir de estas grandes mujeres escritoras, siempre avergüenza mi pluma ya que piensas que nunca dices bastante y a veces puedes llegar a decir de más.

Por ese motivo leer vosotros, la causa de la separación de su marido, la de que no se hable con su hija y sus otras relaciones amorosas.

Gracias por acudir a nuestras páginas, por leer este y otros escritos, nos consta por vuestros me gusta y opiniones que dejáis en los comentarios.

Por eso crecemos porque nos leéis.

Adelina GN

Citas de Alice Walker para pensar

 

TÚ CALLAS/ Carmen Asceneth Castañeda

TÚ CALLAS

Tú callas
Harpócrates sonríe tras de ti
el índice sobre los labios
y la bruma que se esparce entre los dos.

Tú callas
Horus me mira desde el sofá
largos días en que tu voz
y tus palabras me han olvidado.

Tú callas
entonces yo supongo:
no entiendes
no puedes
no quieres explicar
lo que entre nosotros ha pasado.

Tú callas
y yo pregunto desesperada
buscando saber si todavía te tengo de aliado
si todavía estás a mi lado.

Tú callas
los Dioses del silencio
flanquean tus costados
y el muro se yergue cada vez más pesado.

Tú callas
culpable, indiferente, enfadado
¡cansado!

Tú callas
yo me despido
voy llorando
con el llanto del vencido.

Crédito de imagen: “La Despedida” Remedios Varo