“El Poeta” – Yaretzy Elizalde

El poeta habla más sobre lo que siente que sobre lo que ve.

Le es fácil escribir al amor de su vida, pero le es difícil escribir cuando le han roto el alma.

Le han sobrado palabras para escribir el sentimiento, aún así le han faltado palabras para decirlo.

Puedes dar mil adjetivos a su belleza, pero ninguno le va sorprender. Ha escuchado tanto, que se ha convertido todo en una canción que se dedica a repetir cada vez que termina. Inclusive colocarle el mundo entero en la palma de sus manos la dejaría aún con aliento.

Es poeta… solo se sorprenderá sintiendo, viendo será otro verbo diferente.

Podrás colocarla entre esmeraldas. Aún así su brillo será más segador que su alrededor.

Querrás tocar las alas que la acompañan día y noche, pero estarán tan lejos cada vez que lo intentes.

No dejará que destruyan el muro de roca que los años le obligaron a hacer con sus propias manos.

Aborrecerás el hecho de que un paso hacía ella, aparecerá kilómetros más de distancia. Será un abismo inexistente que se dedicará a causar lejanía a la memoria.

Será efímero la vez que acaricies su mejilla, pero por una vez podrás decir que has tocado el cielo, que lo sentiste entre la yema de tus dedos.

Yaretzy Elizalde ®

El vino

Saca la botella de vino

la que guardas detrás de tu espalda,

boca de paladar fino.

dame tu mano

pues la mía sostiene el abridor.

Comparte el vaso.

No te lo diré dos veces

ábrela ya

que tan sólo leerte…

tus mensajes mutéan en corazones

y ya no se dónde esconderme.

¿Eres tu mi spoiler?

Madre de mariposas,

muralla color naranja

que protegen mis fantasías.

Osada escusa para pensarte

pero temoroso por callarme.

Es mi cabeza quién te tartamudea,

en cada hoja el mismo membrete…

Hasta tengo dislexia de ti,

pues en cualquier palabra

las letras disfrazan tu nombre

sustantivo propio pero abstracto

de facto.

Entonces te escribo

y siempre salta el contestador…

otras comunica…

y no estás,

llega la nada

baja la persiana

y tú en tu sofá anclada.

No va más…

sin saber a qué numero

pero todo al rojo.

Mi cereza favorita…

que se junten los caminos

y desperdiguen nuestros miedos

¡Pero abre ya el vino!