Empecé a volar

Caíste como una pluma en mi vida, suave y ligero.

Pero me acostumbré a tu ausencia

y me deshice en las alas de tu impasividad.

Y empecé a volar primero sola.

Luego acompañada de la libertad;

después con la independencia que me dieron tus desganas,

y al final volé, sí.

Volé junto a una bandada que arropó mi decisión

con el cálido perfume de quien puede volar,

a pesar de todo,

a pesar del frío y el abrasador calor.

A pesar del peso de tu apatía.

A pesar de ti, empecé a volar

y me di cuenta

que podía volar acompañada de mí misma,

y que no… No me hacías falta para volar

y recorrer el mundo.

Y vivir mi vida.

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. azurea20 dice:

    Para volar solo necesitas alas. Apluso

    Le gusta a 1 persona

    1. Genista77 dice:

      Así es y todos tenemos aunque no lo sepamos… gracias por valorar y comentar mi poema.
      Un gran abrazo ♥

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .