Escampa

Llueve dentro,

agua de sal

inunda el tiempo.

Camino

y  mis pies me llevan lejos

donde escucho al corazón:

“quiero dejar aquí mis tristezas,

sean abono

y fertilicen el campo,

y florezcan

siendo alegría”.

Tierra pródiga y sagrada,

tu memoria me habla

y me consuela;

los abuelos son sabios

dicen verdad

y deja de llover.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .