AL CALOR DE LA CHIMENEA

AL CALOR DE LA CHIMENEA

Estoy sudando, el calor es sofocante al lado de la chimenea.
Esta tarde, rara la controversia, el viento me hacía tiritar, sería eso o tal vez no fuese el tiempo o sí.
El tiempo influye y mucho en las personas, cubiertos o despojados, escondemos o mostramos nuestras actitudes.
Nuestro termómetro emocional funciona extraño con el paso de los años, burlamos la temperatura de nuestro corazón y eso nos hace distraernos.
Padecemos con la edad un proceso que altera nuestro sentir, un desasosiego de cariños que conmociona cualquier sentimiento.
Acumulando un conjunto de sensaciones ajenas al cambio climático de las estaciones en nuestras vidas.

©Adelina GN