En su mundo

Mario se balanceaba adelante y atrás una y otra vez… una y otra vez durante horas. Le transportaba a la calma y placidez que respiró no hacía mucho en las cálidas aguas del líquido amniótico. ¡Qué maravilla! Recordaba como allí no tenía que sufrir las inclemencias del tiempo, a veces exceso de frío, a veces demasiado calor.

—Mario mi amor, mira a mamá

No entendía por qué se empeñaban en plantarse delante de él para que fijara sus ojos sobre los suyos. Él los tenía constantemente sobre el alma de su madre. ¿Cómo no podía saberlo? Se encontraba enlazado a su mismo espíritu, igual que cuando desde el vientre la percibía y no le hacía falta entonces mirarla a los ojos para sentirla, y tampoco le hacía falta ahora.

—Nada. Está en su mundo—y se quedó mirando a su pequeño con profundo amor pero un poco frustrada porque no era capaz de conectar con su hijo.

Y Mario siguió balanceándose. ¡Claro que estaba en su mundo! Y allí podía ser él mismo y no pasaba nada. ¿Por qué se angustiaban tanto? ¿Por qué no le dejaban simplemente ser?

OJOS DE ARENA/Carmen Asceneth Castañeda

Espíritu en pena

no duerme/no sueña

el sol la sorprende

flotando sobre la acera.

En vigilia perenne

qué castigo/qué condena.

cierra los ojos/llora arena

abre los ojos/llueve arena.

parpadea/vuela arena

en el iris/duele arena.

Él vino  a la aurora

allende la luna

cambió su mirada

por cuencas de polvo.

Secó su deseo

quedó su piel desierta.

Quebró su luz

en ciego destino.

Va sobre la noche

ojos de arena.