ALEGRÍA

Te llamé por tu nombre… ¡Alegría! No me miraste siquiera, aceleraste el paso y te perdiste ligera dejándome allí tan solo en una calle cualquiera. Te llamé por tu nombre … ¡Alegría! Lo grité con tanta fuerza que hasta volviste la cara ¡quién lo diría! Tú tan distante y esquiva pero me tiraste un beso…