Mi amparo

Me empuja la ola del mar a altamar,

me empapo de espuma,

me baño en silencio.

Me engulle el abismo de mi firmamento,

me ahogo de nadas,

me lleno de miedos.

Me siento en cuclillas mirando el misterio,

me embarga la intriga,

me callo del miedo.

Y noto una mano que abriga mi pecho,

y lo llena de mimos,

lo llena del tierno suspiro del amor.

La mano que acuna mi llanto,

que mece mis sueños,

y aleja asertiva cualquier inquietud.

Tu mano, tu pecho, tu aliento.

Eres tú…mi oasis.

Eres tú, mi cielo.