Miniflitción –Daniel Olivares Viniegra–

Para  la Perra Envidia, chinches y pulgas que la acompañan escribí  un manual para su exterminio.

La una, después de atropellada, amaneció sí convertida en barbacoa; las otras pendejas (o ni tantito) se negaron a suicidarse. Es más siguen chingue y requetechingue.

Así de insatisfactoria –a fuer de impredecible– siempre la cruel venganza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .