Con franqueza


Escucha las voces tu tiempo,

no te vuelvas

el insípido rehén

de tus propias metáforas,

no te desmorones

ante tus venas abiertas,

no escondas los mitos que creaste

para justificar tus cicatrices,

antes bien,

míralos de frente

para desollar tus entrañas

buscándote;

no te creas

las mentiras que te has dicho,

sobre tu glorioso pasado

para justificar tus desdenes:

saca uñas y dientes, que arañen

las paredes rotas de tus delirios;

no te envanezcas

para mirar a todos desde tu hombro,

mejor escúchate

denostando todo, menos a ti,

¡resiste tu propio rostro!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.