Poesía Viajera. Tepetlixpa, Edo. de México: Letra, tierra y frontera.

De puño y letra,

habla la tierra.

Escribe la historia

de un pueblo guerrero

-Señorío Xochimilca-.

Del labrado señorial

en la ladera del cerro

De la mujer de la pluma

que no quiso callar

-Inés de Asbaje-,

de la frontera del viento

entre el pensamiento y la fragancia,

del Chichinautzin,

del Popocatépetl,

del Iztaccíhuatl;

tierra sagrada,

tu nombre: Tepetlixpa,

legado del tiempo inmemorial.

Con franqueza

Escucha las voces tu tiempo,

no te vuelvas

el insípido rehén

de tus propias metáforas,

no te desmorones

ante tus venas abiertas,

no escondas los mitos que creaste

para justificar tus cicatrices,

antes bien,

míralos de frente

para desollar tus entrañas

buscándote;

no te creas

las mentiras que te has dicho,

sobre tu glorioso pasado

para justificar tus desdenes:

saca uñas y dientes, que arañen

las paredes rotas de tus delirios;

no te envanezcas

para mirar a todos desde tu hombro,

mejor escúchate

denostando todo, menos a ti,

¡resiste tu propio rostro!