Cartas

  Hurgando recuerdos en el viejo librero, donde a un costado colgada está aquella réplica del timón de mi barca, mismo que a ti me hiciera llegar en un viaje al sur, al tibio mar, a tu sagrada isla. Observarlo me hizo viajar una vez más en recuerdos; otra vez a ti haciéndome perder la noción…