Poesía Viajera. Pacanda, Michoacán.

Será tu nombre el que no recuerde,

sembrado en el fértil llano,

a la orilla del mar.

Será tu rostro afable

el que se pierda entre la bruma,

entre mis silencios

y tu ausencia.

Nada es como ayer,

se ha roto el sortilegio,

el camino queda franco

y el horizonte azul,

como en el vaticinio del tiempo:

una vuelta más,

un episodio concluido.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .