El poeta enloqueció

  Una pluma empuñada a punto de romperse, siendo llevada en un deslizamiento apresurado; nervioso y casi haciendo garras a la hoja del cuaderno. La punta hundiéndose y formando arañazos, dejando cicatriz por donde sus letras escribe, emulando a una espalda arañada y castigada por un látigo de espinas. Hay dolor entre los dedos por una desmedida fuerza que el mal humor y la rabia le provocan, pero ¿qué más da?… En letras mayúsculas escribe: “ ELLA REALMENTE NO ERA MÍA” era circunstancial y suposición esa conjetura suya. Desahoga su furia, sin ver que lastima la hoja de papel con … Continúa leyendo El poeta enloqueció