“El Cuerpo de la Muñeca a mí Merced” PARTE III – Ana Yaretzy

No leer si eres sensible al terror o cosas que puedan sorprenderte de manera fuerte. ¡Gracias!

La siguiente cita no fue lo que esperaba. No me ataron. Incluso el psicólogo que me estaba tratando puso frente a mí una bandeja de dulces y un refresco.
¿Qué era todo eso? Eso se me tenía nervioso, eran consideraciones… algo quería.

«¿Cómo estás? »

Preguntó el. No conteste, seguí mirándolo fijamente, intentando ver mas haya de su expresión serena.

«¿Qué tipo de chiste es este?»

Solté.

«Todos merecemos una comodidad de vez en cuando»

Dijo mientras se cruzaba de piernas y rascaba su barbilla con barba insípida.
Los dulces tenían una forma extraña, como forma de capsula, pero obviamente no lo eran. Tenía demasiado sin comer uno, Michael me los había prohibido, decía; “Los niños malos no comen dulces, son una mierda”. Y yo, claramente hacía todo lo que Michael decía.

Tomé uno y lo probé, era… delicioso. Tomé un puño y lo metí en mi boca como si eso fuera a sacarme de donde estaba. Por un momento había olvidado donde me encontraba. Mi lengua cosquilleaba un poco por los dulces… seguramente por no comerlos muy seguido.

Miré a mi psicólogo, el me sonreía. Le fruncí el ceño mientras invadía mi boca de unos cuantos dulces más.

«¿Y si retomamos lo de la cita pasada?»

Sonreí. Aunque claramente no era mi sonrisa de felicidad.

«No te diré nada»

Dije dejando por fin los dulces, para tomar el refresco. Estaba demasiado helado, muy refrescante.

«Bien»

Sonrió y se cruzó de brazos mirando su reloj.

«Pasa y ponle las esposas»

Gritó a la puerta. Claro, su simple y estúpida amenaza.
Un alto guardia de los que cuidaba el hospital me puso unas esposas en los pies, otra en las manos. Entorné mis ojos al psicólogo.

«No hablaré»

Mi tono fue directo.

«Claro que lo harás, hoy si»

Su tono fue de amenaza.

Pasaban los minutos y el iba y venía por la habitación, ojeando enciclopedias. Bebía agua y no dejaba de mirarme. Mi cuerpo se estaba durmiendo conforme pasaban los minutos, y tenía demasiado sueño, sentía mi lengua cosquillosa. Y entonces entendí absolutamente todo. Me había drogado.

«¿Qué… qué has e…cho?»

El sonrió triunfante.

«Creo que estas listo. Ahora dime, ¿Qué te mostraba Michael?»

Yo solo sentía a marea de ácido bajar y subir en mi garganta. ¿Qué más daba si le decía? Le podía decir, el estúpido de Michael no estaba. Había que decirle.

«No te asustes, viejo, pero Michael me mostraba videos»

El frunció su frente.

«¿Videos sobre qué?»

Me removí.

«De él y mi madre… ya sabes»

Palideció.

«¿Tú madres estaba de acuerdo?»

Intenté recordar bien alguno de esos videos.
Mi madre gritaba, y pedía ayuda. Sí, Michael la tenía secuestrada desde que él cumplió veintidós años, la tenía dentro de un cuarto casa. Los sonidos de ahí no salían. Las ventanas estaban selladas.

«No… ella gritaba, lo hacía mucho. Fueron muchos videos»

El palidecía más y más. ¿Sorprendido?

«¿Ella sigue ahí?»

Bufé. Recordando de nuevo.

«Claro que no. Michael me mostró un video donde la asesinaba, mientras el grababa, y tenía un poco de… acción»

El se talló el rostro.

«¿Qué demonios hizo? ¿Qué tan enfermo se puede estar para hacer eso? A su propia madre…»

Tenía un rostro que reflejaba asco.

«No. Michael era adoptado. Lo dejaron en la puerta de casa. Yo aún no existía, así que no puedo decirte mucho»

Cerré mis ojos porque el sueño no estaba ayudando.

«Dime que más sabes, ¿Qué más te mostraba Michael?»

No respondí. Tenía demasiado sueño. Recargué mi rostro en mi hombro y me dejé ir por el viaje de los sueños. Michael seguramente me mataría. Temblaba de miedo, pero el sueño era aún mas fuerte.

«Mierda… fue demasiado»

Fue lo último que escuche salir de la boca de mi psicólogo ese día.

Ana Yaretzy ®

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .