SIEMPRE

SIEMPRE
Qué triste la agonía de un final, un ocaso doloroso en el que la pena entristece los instantes.
Cerrando ciclos, puertas en el tiempo y en el camino a la meta final.
Lección de amor en la que te encuentras enredada, aprendiendo de un presente en el que dejando atrás un pasado conviertes las acciones en el futuro que te espera.
Siempre, palabra de peso, siempre expresión oral fuerte en su sentido, siempre jamás la controversia del querer.
Sentimientos que mantengo vivos y que nunca morirán, ni contigo, ni con ella, ni con él.
Amor por los recuerdos que tendré siempre, por tus enseñanzas, por momentos en familia, que son ausentes, y que en vuestra ausencia revivo.
Lágrimas que necesito, no dudéis en aflorar a mis ojos, que la pena se agote y renazca mi vida, pensando en vuestra ausencia.
Adelina GN

“Un par de ojos” – Ana Yaretzy

Podría a ver dejado que mis penas se las llevara el agua. Qué se las llevara tan lejos que en horas no las recordaría, pero era amante de guardarme el dolor.

Mientras tanto solo pude caer de rodillas en la esquina de la habitación. La luz se encontraba apagada.

Llorando, me encontraba.

Transpirando, como si en el desierto me encontrara.

Cuánto había pasado mi alma y cuerpo por unos simples ojos. Qué además de mirarme con esa chispa atrapante, simplemente no daban más. Mientras yo me encontraba dando incluso la vida si la situación me lo pedía.

El alma se me marchitaba y no podía dar vuelta atrás.

Pero… yo misma; me amaba, me quería, me valoraba. ¿Porqué esperé a que esto sucediera?

De pie en la esquina de la habitación, recargando mi frente en la fría pared azul, apreté los puños y por fin lo acepte;

Merecía más, merecía alguien que además de mirarme, me amara, y que además de amarme, me aceptara. Eso y más.

Suficiente y valiente. ¿Qué más podría pedir? Sí la vida la tenía, solo tenía que saber vivirla, y no consumirla por un par de ojos. Qué, para ese momento, ya estaba consumiendo otra alma, ya estaban bañando de penas otro pobre cuerpo.

Ana Yaretzy ®