LETRAS DE MUJER- Gema Lutgarda E. López

Gema Lutgarda E. López
“Su único anhelo: dejarse llevar por la magia de las palabras y contagiar con ella a todo aquél que comparta tan grandiosa pasión”
Amigos hoy recuerdo estas palabras que un día vi escritas por la escritora de novela romántica entre otras, Gema Lutgarda.
Ella la mujer a la que dedico mis letras nació en Málaga; provincia andaluza del sur de España en el año 1976. Desde muy pequeña, demostró un gran amor por las letras. Estudió educación infantil en un instituto profesional; sin embargo, los avatares de la vida la condujeron después a desarrollarse laboralmente en ámbitos muy alejados de la docencia infantil. Un dato a destacar en su trayectoria literaria: ALGUNAS GOTAS DE SANGRE Y UN PAR DE TACONES es de autoría compartida con la escritora argentina Andrea V. Luna, de la cual en sus propias palabras expresa: Para mí no hay honor más grande que haber compartido letras con ella, mi madrina y maestra.
El honor esta vez también es el de una servidora, pues conozco a Gema la escritora, a Gema la mujer y sobre todo me enorgullezco al recalcar que también conozco a Gema la amiga.
Hoy estoy escribiendo de una escritora muy actual, como dije esta sección traería a Poesía en Órbita, a mujeres de la literatura, del ayer, del hoy y de lo que no tengo la menor duda es que al nombrar a Gema Lutgarda le estoy dando a mis letras la oportunidad de que queden escritas para el futuro.
Con toda tranquilidad os puedo recomendar sus libros, os van a gustar y os atraparán, los encontraréis en Amazon
De igual forma, sus personajes pedían a gritos volar hacia la libertad: empujando sus manos, llamando a la tinta, para ser plasmados en aquel albar impoluto de ese papel que incansable, reclamaba vida.
Y así lo hizo, buscando la sonrisa, el sosiego, las lágrimas, la emoción y el amor que sus escritos en otros hálitos pudieran causar.
Y con estas últimas palabras que fueron en su día expresadas por su autora, me despido. La definen como es gran mujer, gran escritora y extraordinaria amiga. Y a la que agradeceré eternamente el trato recibido.
Muchas gracias por leer en Poesía en Órbita, por darle vida a esta sección Letras de Mujer y sobre todo por leer.
¿Sabéis que si nos leéis, nos proporcionáis identidad?
Adelina GN

FB_IMG_1561258508539

TÚ Y YO

 

Bramido en las calles.

Ruge el volcán del corazón malherido.

Se desgarra el alma en la tormenta salvaje

que truena al sentir su vida relampaguear.

 

 

Tú miras.

 

Yo te miro a ti.

 

Tú asientes pausado al verme sufrir,

al ver mi suplicio,

al verme llorar clamándole al cielo.

Al verme rogar por paz…

por consuelo.

Yo asiento sentado

y clamo en silencio,

y duermo arropado…

sin sentir tu miedo.

¿Y Dios … calla?

¿Y tu alma?

 

Yo callo.

Yo bebo en las madrugadas.

Yo bailo en la noche,

y rio y me embebo de mi indiferencia.

Y si en un momento te miro,

y si en un momento te intuyo…

Te regalo un suspiro de lástima.

Te regalo mi apoyo sumiso a mi mundo.

Te regalo mi solidaridad…

pero sigo embebido en mi triste rutina.

Y sigo bebiendo sin mirar atrás.

 

Y tú callas.

Y yo grito.

Tú bebes en las madrugadas

y yo suplico por un vaso de agua.

Tú bailas en las noches plagadas de estrellas,

yo retuerzo mi cuerpo que se duele en silencio

ante un mundo plagado de indolentes miradas.

Y yo callo sí.

Y disfrazo mi impasibilidad de compasión,

mi displicencia de misericordia,

y sigo estresado en mi mundo,

y sigo viviendo sin pensar en ti.

Y sigo viviendo

y sigo… viviendo…

y tú allí.

 

Y yo aquí.

Y sigo viviendo y clamando,

Y sigo viviendo ahogado en tu rostro,

asfixiado porque sigo sufriendo

pero sigo viviendo aquí,

entre llantos y lágrimas,

entre muertes y almas que deambulan.

Que deambulan sin poder decidir,

sin poder acceder a otra vida

y condenados a vivir así

yo sigo… viviendo…

Sigo muriendo aquí.

 

 

El tsunami de la vida arrasa.

Inunda los suspiros con las torrenciales lágrimas

de miles de almas que claman sin esperanza,

ellas allí… ¿Y tú?