Luchando contra el amor

Domingo tranquilo con poca gente caminando sobre la avenida, como suele ser común en  los fines de semana. Me dispuse a disfrutar el momento, llegué a la plaza central tan típica, su iglesia principal, frente su palacio de gobierno en majestuosas construcciones antiguas y de arquitectura colonial. Parecía un vagabundo demente, caminando a paso lento donde por lapsos me detenía a observar algunos niños arrojando maíz a las palomas que se aglomeraban para comer, les divertía asustarlas y verlas volar por montón. Otros comían helado, algodones de azúcar y cualquier otra golosina llegando así los recuerdos de mi infancia. Cuando me adentre en los … Continúa leyendo Luchando contra el amor