“Agua Salada” – Ana Yaretzy

Te comparaba mucho con el mar.
Cada vez que asistía era imposible no recordarte.

Te encontraba en cada ola fresca, como esas veces que mi piel tenía demasiado calor, que incluso ardía mi alma. Me adentraba a las olas lentamente refrescando todo a su paso. Así eras tú. Así te miré siempre; algo sumamente refrescante.

También te recordaba como aquel juego donde me acercaba al mar… pero cuando las olas venían, yo corría, me alejaba de ellas intentando que no me tocaran la planta de los pies. Intentando que no me refrescaran.

Pero amaba el mar, me gustaba ver ese atardecer que bien podría a ver comparado muchas veces con tu mirada.

Amaba el hecho de que a tu lado la pequeña ave en mi pecho volaba, y no se quedaba encerrada en su jaula.

Añoraba el hecho de que la marea subía por las noches, así como las promesas entre tú y yo lo hacían.

Y ahora… ¿Dónde estás? Qué no te encuentro.

¿Qué acaso el mar te ha llevado lejos de mí?

¿Qué acaso el mar como lo más salvaje se llevó a lo más venusto de mi vida?

Ahora no podía tocar siquiera el agua de la orilla, ahora siquiera no podía ver las aguas saladas. Me dolía tanto sentirlas y que tú ya no estuvieras.

Y aquí estoy, con la venda en los ojos, pero oliendo la brisa fresca del agua salada solo para recordarte, aunque duela.

Ana Yaretzy ®

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .