ECOS -Alejandra Graciela

Apenas se oyó un eco audible el cual parecía un corazón rompiéndose.
Ecos de promesas que no se cumplieron.
Ecos de palabras que hirieron.
Ecos de te quiero aplastados.
Ecos de música dedicada.
Ecos de cartas estropeadas a mano.
Ecos de miradas furtivas.
Ecos de pequeñas tonterías.
Todo a nuestro paso se va destruyendo y esos pequeños gritos que dicen que nos merecemos se van volviendo solo ecos de un amor que jamás se lograría.
Alejandra Graciela

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .