LA BELLEZA DEL MUNDO

En preparatoria conocí a un chico que le gustaba dibujar ojos, los dibujaba en todos lados y todo el tiempo, solía decir que dibujaba ojos, porque con un par no le bastaba, porque había tanta belleza en el mundo que con sólo dos ojos no podía verla, absorberla, o sencillamente captarla toda, que la vida era tan corta y la belleza de esta tan infinita, que deseaba poder adueñarse o sencillamente capturar un poco de esta y mostrársela al mundo, mostrarle como había tanta belleza solo era cuestión de que decidías abrir los ojos…

Yo por mi parte creo firmemente que las personas como él son toda la belleza del mundo, personas que pueden ver belleza en lo cotidiano, en lo banal, lo pasajero, lo “insignificante”, personas que dibujan mil ojos porque quieren ver más, abarcar más y mostrarle a los demás cuan bello puede ser todo, realmente pienso que ellos son la belleza, pero sobre todo que son el arte más puro que el mundo pueda tener…

Quiero ser muchas cosas, pero sobre todas estas quiero ser como ellos quiero tener ese don de esperar un amanecer por la sencilla razón de que pienso que es precioso, ¡mágico!, quiero poder ver al cielo y sonreír, quiero poder salir a bailar bajo la lluvia sin que nada importe, quiero poder ver al mundo con tanto amor como lo hacen ellos, porque quiero ser belleza, quiero ser arte, y quiero pertenecer al tipo de personas que saben ver la magia que hay en el mundo…

Para: El chico de los mil ojos (Adrián)

LETRAS DE MUJER- María Emilia Cornejo

María Emilia Cornejo
En esta ocasión queridos lectores de Poesía en Órbita, en esta sección que tantos conocimientos me aporta al realizarla para vosotros. Comenzaremos la entrada por el final.
Diremos que María Emilia murió a manos de la en ocasiones, asesina depresión. Una cantidad masiva de legales drogas expedidas por su médico, segaron a voluntad propia la vida de la joven escritora y poetisa.
La cual hoy en día aún se cuestiona sí ha de ser considerada escritora o no. Ya que su corta trayectoría literaria solo fue compuesta por escritos, poemas y notas que rozaban la intimidad absoluta de la joven poetisa.
María Emilia la llamaron, nació en Perú en 1949 hermana gemela de Ana María, se formó literariamente en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Con un carácter jovial y ameno, y un considerable conocimiento de lo que hacía, comentan los que la conocieron, a pesar de que siempre se envolvía en el silencio y en un misterio que condicionaba su soledad.
Por aquellos años vieron la luz sus tres poemas más polémicos, los que dieron mucho de que hablar. Considerada una pionera en el tema erótico, María Márquez (seudónimo) leo: Fue la iniciadora de la poesía erótica femenina en el Perú.
Casada con Oswaldo Márquez, del que se dice tomó el apellido para el seudónimo, o pudiera ser que lo hiciese con el de su madre que casualmente era el mismo. Y ahí lo dejan, comienzan con ese dato los misterios y especulaciones que sobre la corta carrera literaria se lee de la escritora.
La verdad que leyendo sobre la poetisa entran unas ganas locas de leer sus obras, las cuales han podido ser editadas gracias a amigos literarios y familia.
En una entrevista su madre confiesa que un aborto de tres meses y su posterior separación matrimonial, hicieron que María Emilia se hundiera en una gran depresión que la conduciría al suicidio por sobredosis.
Una triste historia ha sido la que esta vez he encontrado en esta escritora de la generación de los 70. Muy presente y reciente porque María podría perfectamente estar con nosotros y ser ella misma la que nos comentase estas palabras que ella escribió:
“Nací en Lima hace 21 años. Vivo en Lima y cuando salgo siempre vuelvo a ella. Escribo desde temprana edad, con breves y largas interrupciones. A mi estancia en tierras mexicanas debo haber comenzado a escribir más o menos disciplinadamente. Actualmente trabajo y trato de estudiar en la universidad, aunque sé que terminaré siendo autodidacta”.[3]
En “Soy la muchacha mala de la historia” María Emilia se abre en canal exponiendo sus sentimientos, es un escrito con toda su esencia y para crear la misma intriga que se conoce de esta historia. Dejo que seáis vosotros mismos los que busquéis sus letras y leáis toda su biografía que tan bien documentada está en Internet.
Espero que mi humilde redacción sobre la escritora y poetisa María Emilia Cornejo haya sido de vuestro agrado, joven a su muerte (23 años) ha despertado en mí esa curiosidad por la literatura, sea cual sea su tema, que todos los que la amamos tenemos.

Adelina GN

220px-María_Emilia_Cornejo

“Datos Curiosos” SABIA RESPUESTA de Miguel Ángel Buonarroti

Aquel día unos artistas junto a Miguel Ángel estaban contemplando el David…
Cuando, uno de ellos le dijo…
Es de una perfección infinita, es una obra de arte…
Entonces otro de los amigos se unió al halago sobre su creación y asombrado de igual modo como lo estaban los otros le preguntó…
Dinos Miguel Ángel ¿cómo has podido crear tan semejante y maravillosa obra de arte?
Entonces él les contestó…
Amigos el David, siempre estuvo ahí dentro, yo solo le quité la piedra que le sobraba…
El David es la estatua realizada por Miguel Ángel Buonarroti entre 1501 y 1504. Una escultura de mármol blanco de 5,17 metros de altura y 5572 kilogramos de masa. Realizada por el artista a la edad de 26 años. El mármol utilizado estuvo esperando a Miguel Ángel cuatro años al haber sido rechazado por otro artista. La verdad que valió la pena, ya que los que hemos podido comprobar en persona la perfección de dicha creación. Damos veracidad absoluta al dato curioso de la sabia respuesta del artista. Es impresionante los casi seis metros de escultura que en tres años nos legó Miguel Ángel. Verlo alzarse ante ti emociona y llegas a pensar que algo sobrenatural pudo haber ocurrido en esos momentos en los que las manos del artista quitaron la piedra que sobraba…

Adelina GN