Tu camisa

Me puse tu camisa

después de haberte amado.

Debajo mi piel desnuda acariciaba

la tibia tela que te había cubierto.

Tu aroma impregnaba mis poros,

tu calor calentaba mi deseo de ti

y volví a desear el fulgor de tu fuego,

la pasión de mi amado,

los besos sabor a noche de sueños dulces,

de tibias frutas prohibidas en nuestros labios.

Volví a desear sentir la música de tu deseo

rozando mis tímpanos,

susurrando gemidos,

anhelando mi tibio cuerpo que buscaba tus manos,

que danzaba en tus brazos,

que bañaba de ansias los segundos vividos,

que gozaba el deseo

y se entregaba a tu cuerpo enlazando caricias

y embebiendo tus besos

con las ansias gloriosas que emborracha el anhelo.

Volví a desearte.

Volví a estremecerme al mirarte durmiendo.

Volví a relamer mis labios al contemplarte desnudo,

y solo…

solo dejé resbalar tu camisa de mis hombros al suelo,

solo caminé despacio anticipando tu encuentro,

solo me acerqué a tu oído…

solo te besé despacio…

solo me fundí contigo…

y solo…

solo fuimos uno tú y yo

y solo… solo te amé …

y te amo.

 

9 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .