Bienvenida, Genista77: Nueva Escritora.

Bienvenida, Genista77, a la Comunidad Literaria: Poesía en órbita.
Genista77, compartirá con nosotros todos los sábados. No te pierdas ninguna entrada de nuestra nueva Escritora. Es un honor contar con tu colaboración.
¡Enhorabuena!

Breve nota sobre la escritora:

Mi nombre real es Nuria Bordés, aunque firmo mis escritos como Genista77.

Amante de la fotografía y la poesía, empecé a dar a conocer mis escritos hace unos tres años, animada por mis hijos.

Desde entonces he publicado dos obras en físico:

“Abrazando a la mujer”, donde trato el tema de la violencia de género.

“Maniquí perfecto”, donde relato utilizando el verso como medio de expresión, las últimas horas de vida de una adolescente que se ha visto atrapada por el drama de la anorexia.

A parte de estas dos obras que publiqué en editoriales muy pequeñitas, tengo otras obras terminadas, casi todas subidas a la plataforma Wattpad, donde escribo bajo mi apodo Genista77. Lo que me caracteriza como poetisa, es que en mis obras cuento historias, pero utilizando la poesía como medio para expresarme. Desmenuzo los sentimientos y hago que los lectores se identifiquen o solidaricen con mis personajes, introduciéndoles en historias casi siempre de interés social.

Lee más sobre nuestros colaboradores en la categoría de “Escritores”.

©Poesía en órbita

LA NIÑERA

 

LA NIÑERA

 

Niña de ensueño, hija de la Tierra, cuando tu minifalda el viento levanta y el jardín del Cielo por un instante me muestras…
¡Ay, niña de seda, de gravedad ardiente teñida entera, cuando tus globos lácteos a mis suspiros acunan, mi niñera! Perla en tanga azabache, como tus rizos, quién te quisiera rozar, cuando mi piel erizo en tu tocar, ojos de pezones, cual veneciano antifaz, que mi paz alborota; ay, niña, en cada rima, fuego naranja en tus curvas prohibidas, que inflaman el velero de nuestras sacudidas, se rocía de deseo la flor lila del Universo, el licor de nuestros cuerpos en dicha derretida y furor carnavalesco.
Tus nalgas son mi adoración, amor, y mi corazón se derrite por tu entrepierna abierta, jugosa, carnes voluptuosas de hembra, felina divina, olisqueo tu sexo, como si fuera lo último en este mundo que Dios nos ofreciera, flor de lis, concha eterna, haz de mí lo que deseas.
Escarlata en pompa, se desata nuestra pasión en corrientes, gemidos y olas; tu cuerpo desnudo me muestra la gloria, suspiros suspensos a deshora, me pierdo en los ojos azules de la aurora, y tu sudor recojo para beberte ahora, en el cuenco sagrado de tu concha, hija del pecado, madre del amanecer empalmado, vulva de vino vertido con halago, haz que me vuelva a sentir vivo a tu lado.
¡Nalgas de mi adoración! Por tu entrepierna se derrite mi corazón…

 

Eduardo Ramírez Moyano