TODAS LAS FLORES DEL MUNDO

el

 

TODAS LAS FLORES DEL MUNDO

 

Bajas lentamente por mi entrepierna cuando comienza a amanecer…

Suave brisa sin tanga ni camisa, tensando mis testículos, que rezan a las diosas del don de los culos, adoración de como yo algunos, mientras sonríen volutas tu gruta y gloriosos metes tus mofletes, sin más lencería que tu piel dorando el día, sonrisas, nalgas y picardía…
Tus caderas mis cadenas en puro ardiente mediodía… Soles de senos se diría, cuando sales a la escena de mi vida, ¡qué gloriosa maravilla!, me haces creerte eternamente mía, serpenteando cual perfecta y sibilina; te abres, te cierras, ardo entre llaves y agujeros de seda, se torna azulada la tarde y nuestros huecos se alimentan…
Llega un viento cobarde a eso del almuerzo, te retuerces, me retuerzo, nos miramos fijamente y, entre jadeos, llegamos al punto y se hechizan todas las flores del mundo.

 

Eduardo Ramírez Moyano

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s