¿Acaso es un delito querer ser lo que somos? – Ana Yaretzy

He descubierto que mi alma se construye, se despierta.
Mi alma hoy vibra de manera que parece danzar.
Incluso mi alma sonríe. Se siente en plena libertad que hasta cierto punto desconocía. ¿Qué no lo sientes? Es una libertad asombrosa,
solo cierra tus ojos mientras tu canción favorita suena. Respira… Y suelta, verás que las cosas son mejores de lo que parece.

Tienes que creer, para sentir y ser.
¿Acaso es delito querer ser lo que somos?

Seres llenos de luz…

Imagina que eres resplandeciente, que detrás de la piel solo hay luz,
solo hay algo más…

Podrá que algunos brillen más que otros, pero que luz tan hermosa son capaces de dar por más pequeña que sea la mecha.

Siempre, absolutamente siempre; Permítete ser libre.

Realmente no conocemos el límite hasta que este lo rozamos con la punta de los dedos. Pero para las cosas buenas, si es necesario… Conoce el límite no solo con la punta de los dedos, adelántalo, déjalo detrás, y cruza tantos límites como puedas, son de los que más vas a aprender a lo largo de tu vida.

«Caerás, pero también te levantarás, no huirás, porque sola no estarás, jamás.»

Ana Yaretzy ®

Dato curioso – 5 Escritores que tenían algo extraño que ocultar… ¡Al 4 le fascinaban los cadáveres! 

1. El famoso escritor de novelas de terror Stephen King padece de triscaidecafobia, un miedo irracional al número 13.

2. Jonathan Swift, el autor de Los Viajes de Gulliver, fue el creador del nombre «Vanessa». ¡Precioso nombre ¿No!

3. Supuestamente (no es algo comprobado) Lewis Carroll propuso matrimonio a la Alicia real, de tan solo 11 años de edad, y se le llegó a considerar como un «Pedófilo profundamente reprimido». ¡Wow!

4. A Charles Dickens le fascinaban tanto los cadáveres que se pasaba la mayor parte del tiempo en la morgue de París. ¡No sé ustedes, pero yo sentí un escalofrío!

5. El 16 de mayo del año 1836, Edgar Allan Poe se casó con su prima hermana, Virginia Eliza Clemm. En ese momento, él tenía 26 años, y ella solo 13. ¡Sería un poco raro de presenciar aquello!

Ana Yaretzy ®