SEXO DE LUZ

SEXO DE LUZ

En las arenas amarillas de tu cuerpo a la deriva, hay caracolas, algas y cantos de una vulva viva, tales son los encantos desmedidos de mi locura, niña, cuando te despojas de la ropa junto a la palmera ahora, y mueves tus carnes que rebotan en la brisa al compás de tus esbeltas caderas… Ante un cameltoe sin precedentes, ya no hay quien pueda contenerse, y me lanzo como una ola a lamer de tus orificios la aureola, ardiendo en naranja, nalgas en pompa, cielo converso que levantas las ganas en la hora de mi deseo, apriétame ahora contra tu cuerpo, juntos los dedos del sexo, el brillo de tu avatar, el Imperio de tu aliento, cada muestra que me dan tus desnudos y oscilantes movimientos… ¡Qué calores, si mi médula en cada pálpito recorres!
Y bajo el cielo azul, cuando la tarde arde, ya somos sexo de Luz de las pasiones.

 

Eduardo Ramírez Moyano