TU ESPONJA

TU ESPONJA

Desearía ser esponjas mil que te frotasen entera en la bañera dentro de un círculo de velas, tu cuerpo de jabón sumergido traspasando del límite cada frontera, carnal aurora de cielo rosa ahora, lascivas pompas que fluctúan y se elevan todas, desde tu concha muy roja, hasta el borde de mi colina peligrosa… El tiempo se ha detenido, capturamos mariposas y alas de libélulas lila en el segundo orgasmo, volutas de incienso oriental nos envuelven mientras tanto y un halo de trascendencia cubre de deseo los actos.
Finalmente, la penumbra se adueña del cuarto y mi psique se escurre por entre tus ingles…
Y, es en pleno impacto, cuando la noche nos convierte en babosas de color carne, bilingües, y no podemos despegarnos. Ardemos como la lumbre, hasta ver amanecer oro en la fundición de Dios.

 

Eduardo Ramírez Moyano

DIOSA MISTERIOSA

DIOSA MISTERIOSA

Cielo, eres mi sorpresa del alba, cuando la noche se hace mañana, y los ángeles a mi puerta llaman, ¡oh, mi dulce dama!, recién despierto y ya sueñan mis ganas, fábula de deliciosos jardines del Parnaso en los que me hallo, no quisiera despertar de esta ensoñación del corazón en acto sagrado, mi reina dichosa, cuando estás a mi lado…
Podría estar noche y día recitándote poesía, ¡Oh, Diosa misteriosa! Soy irremediablemente poeta, como Poe decía…
Y entraste como un soplo de aire de Primavera en mis legañas ojerosas, para abrir de golpe las ventanas de la gloria, dejándome mudo ante el mundo, mujer desconocida, con mi mente completamente atrapada e ida, y sólo sé que los cisnes azulinos de mi hogar se reunieron en coral, para ver danzar a las nereidas del lago por tu frente profética y el signo del amor verdadero marcado en tu blanca piel de nata…
Mereces que volemos hasta Venus, para divisar la Tierra desde fuera, navegar por un gran Océano de perlas, titilando todas ellas a un tiempo en añil cera, merecemos cabalgar juntos a Pegaso sobre los mares bravos…
Y sentir tu cabello ondulado, mesarlo con mis dedos limpios y acariciar con mis labios tus sienes, mieles de diosa, princesa hermosa, mi niña divina, embrujo de ojos, iris y pupilas, son tus sonrisas mis antojos en la noche bendecida…

 

Eduardo Ramírez Moyano

UN CORAZÓN ENAMORADO-ALEJANDRA G

No fue fácil y lo hice mate las mariposas que revoloteaban felices, no fue fácil y lo hice me quite el corazón que latía por amor, no fue fácil y lo hice logré quitar el rubor de mis mejillas al verte, lástima que en mis poesías vivirá tu ternura y el amor que no funcionaría.

 y yo que pedía a gritos una mirada, pero solo recibí un reojo, y yo que pedía a gritos por un abrazo solo recibí roses, y yo que a diario pedía una sonrisa y solo recibí que te rieras del amor que profesaba.

Lastimosamente cuando un poeta se enamora empieza a vivir en sus letras el amor ansiado. Lastimosamente el dolor es la mejor musa que se ha experimentado.

ARQUEOLOGÍA MAYOR- DANIEL OLIVARES

ARQUEOLOGÍA MAYOR

… Piedra tú:    piedra yo:

              elementalmente

              piedra

              sobre

              piedra

              queremos ser…

* * *

    Dices que no alcanza a lind(am)ar tu altura,

    el poco—nimio insustancial aspecto

                 que a mi peso específico

                                  corresponde,

                 dices.

    Dices que nada más te duele

    aspirar a ser roca

                  cuando tus manos minerales

                  a dominar se avienen…

                        * * *

      ¿y lo dices tú:

          mujer elemental:

          monolito circunstancial

          del espacio en que pervivo;

                         equilibrio parcial

                                     del

                                     desierto

                                estereotipado

                                antiguo

                                donde

                                los sauces

        hubieron dejado huellas

                    de un andar remoto…?

                                * *  *

      ¿tú pequeña figurilla

                                   angosta:

      ridícula

                 sombra

      l

          í

              n

                  e

                      a   angular…

                                  calendárica

                                  constancia del

                                  equinoccio

                                  de

                                  otoño… ?

                * * *

      No sé cómo te atreves a contemplarte

                                         en mi angustia

      armatoste desfigurado:

                   trans—

           fi—             gu—

           ra—             do

                por el continuo amor

                               de la arena

                               con el viento.

                        * * *

    Somos casi uno

                    ¿ Recuerdas ?

    Cuando la oscuridad aparece…

    Casi uno que se pierde entre fulgores ocres

                                 y palideces negras;

                                 sombras

                                 vagas…

    del astro sol…

    Casi uno

       y nos

              des

                   va  

                       ne  

                           ce

                               mos.

                     Casi uno.

                                             Luego entonces:

              Piedra sobre Piedra

                         cruz

                        apenas

                          fin

                                                y principio:

                                                  elemental.