Sin edulcorar

  SIN EDULCORAR No te dejes vencer por tus demonios, que no ganen la batalla, demuéstrales que eres más fuerte, que el valor nunca te falta. Y cuando te sobrevengan esas ganas increíbles de llorar, sonríe al mundo y date el lujo de vivir la vida sin edulcorar.