La procesión va por dentro

LA PROCESIÓN VA POR DENTRO No debieras envidiar mi fortaleza construida golpe a golpe de destino ni sufrir cuando me mudo a mis silencios desterrada y con el semblante fiero de un alma que ya no se vende por dinero. No debieras anhelar mi feroz fuerza ni admirar la entereza de mis pasos sin saber…