SOMOS- AGUSLETRAS

Somos el tiempo
el beso y las ganas 
que no se puede interpretar
con versos simples y cortos. 
No hay explicación exacta
que al menos intente describir
lo poético de tus labios.

No hay poemas 
ni verbos que se acerquen a tu magia
a dos centímetros de tu cintura
A tus pómulos
porque el verso eres tú.

Eres y somos 
esa chispa de bienvenida
cuando nuestros labios 
se tantean y empieza la poesía
con los ojos cerrados
y alma abierto.
Ese beso. 
Empieza todo.
Termina todo.

Ese beso
que quiero que pase
y una vez que termine
que no olvide recorrer 
la misma calle
hasta llegar a mis labios.

Ese beso 
que me haga perder la línea 
la cordura y la razón,
que me corté y aceleré
la respiración.
O que me laa quite y tenga que adaptarme 
a tu respirar.

Dos o tres,
quizás hasta mil,
o mejor, multiplicando todos los números,
y cualquier resultado
se convierta en los besos 
que nos debemos a partir de ahora.

Ese beso 
por la que, a veces, 
muero.

©Agusletras

Instagram, Twitter, Facebook: @agusletras

Vota por tu escritor favorito

Bienvenido lector. Es momento de votar por tu escritor favorito.

Los escritores de la página publicaron durante un mes diversos escritos, en diferentes estilos. Es hora de reconocerlos.

Cada mes se votará en la web al escritor favorito de nuestro lectores.

Tú, lector, tienes la última palabra.

¡VOTA!

Lee sobre nuestros escritores

TIPOS DE RECONOCIMIENTOS EN NUESTRA WEB:

Botón Dorado (Escritor del Mes): Se selecciona el último escrito (Poesía) de cada autor. El equipo calificador dictamina el mejor escrito. Se le premia con el botón Dorado como reconocimiento al Autor de dicho escrito.

Botón de Plata (Escritor Favorito): Por votación. Se publica una nueva entrada para que los lectores o seguidores voten por su escritor favorito. El más votado se le reconoce con el botón de plata.

Botón de Honor: Se le otorga al escritor que alcanza las Mil visualizaciones en sus entradas (Poesía). Reconocimiento como Escritor de Prestigio

¡QUÉ ESPERAS PARA SER PARTE DE NUESTRA COMUNIDAD!

Autocomplacencia

AUTOCOMPLACENCIA

AUTOCOMPLACENCIA

Siento que los escalofríos que recorren mi cuerpo
durante toda la noche antes de la salida del sol
convulsionan y agonizan ante el calor de un recuerdo
que va derritiendo a su paso el hielo que me cubrió.
Suaves manos que en penumbra vuelven a recorrer mi piel
y despiertan los instintos que quedaron adormecidos
y encallados en el hielo que a simple vista era solo
la punta de un iceberg.
Y al calor de la memoria se van incendiando las pieles,
manos cobran vida propia para explorar los rincones
que algún día recorrieron las manos de los recuerdos,
se sumergen en pasado para evocar aquel éxtasis
que hace tiempo que murió.
Y el anhelo por el gozo de aquel remoto placer
funde el hielo sobre el lecho,
remite el escalofrío
y da paso a los estertores de la autocomplacencia
a falta de pocos minutos para el nacimiento del sol.

LA CICATRIZ

LA CICATRIZ

Hacía seis meses que llevábamos casados, y se puede decir que nos amábamos con locura, con esa dicha de los elegidos que convierte el deseo en un cielo de placer. Después de varias horas, copulando como animales salvajes, nos encontrábamos rendidos: Ella, una belleza sureña recostada en la cama, mientras que yo, expulsando levemente humo de un cigarrillo, apoyado en la cabecera y contemplando su perfecta y preciosa cara aniñada. Estaba dormida, pero yo seguía ofreciéndole mi lado normal, mi cara sana, el rostro con que vine a este mundo: el izquierdo. El derecho no era más que una horrorosa cicatriz que cruzaba de arriba a abajo, convirtiéndome en un monstruo. Pero Lorena, que así se llamaba ella, nunca me demostró ningún signo de desprecio ni asco, más bien al contrario, en nuestros juegos amorosos se zambullía de pleno en mí, palpándome por igual todo mi ser, tocando “mi cicatriz” mientras gemía mil veces “te amo”. No era ella mi preocupación sino mi amor propio. No sé. No éramos iguales… Pertenecíamos a Dioses diferentes.
Y esa era mi obsesión: Tomar medidas. Hacer lo que fuera porque encajásemos. Me levanté de la cama y mis pies desnudos fueron hasta la cocina, elegí el cuchillo más cortante y volví al dormitorio, en donde Lorena seguía dormida en la misma posición, ni se había movido. Acerqué el filo a su carrillo derecho con un temblor demoníaco, me hervía la sangre y mi corazón palpitaba a golpes de acero contra cristal… Hubo un lapso de tiempo indefinible. Finalmente me di por vencido, no podía hacerlo, y por enésima vez, regresé resignado e impotente a la cocina para dejar el arma.
A la mañana siguiente, en el desayuno todo eran risas y carantoñas, tomamos lo acostumbrado con prisa y nos despedimos con muchos besos antes de acudir cada cual a su trabajo.
El día pasó con sus habituales rutinas y un potente Sol que asfixiaba… Por fin, la tarde desplegó un telón de brisa del norte que hizo más apacible y fresca la entrada de la noche. Una gran oblea por Luna presagiaba ya pecado.
Cuando hube llegado a casa, y vi a mi mujer del alma preparando una cena especial, la besé hasta la extenuación; ella hizo lo propio, y me dejó caer un trozo de hielo por la espalda, seguimos comiéndonos las lenguas, mientras yo miraba un puchero hirviendo y dos cuencos de ensaladas tropicales.
– ¡Toma, pon el mantel! -me ordenó. Yo accedí, cómplice del juego. Mas cuando estaba terminando de colocarlo, un aullido espantoso, acompañado de llantos, explotó en la cocina. Corrí, y quedé perplejo, mi mujer, mi amada Lorena, se había quemado la parte izquierda de la cara, se había deformado la cara que coincidía con la cicatriz de mi cara derecha para llegar a la pura compenetración. Había tenido el coraje de cumplir mi sueño y me gritaba:
– ¡Lo ves, qué fácil! Ya encajamos…-gemía de dolor, entre lágrimas amargas y felices. Yo me agaché, la abracé y, cara con cara las dos imperfecciones juntas, lloramos de felicidad y nos dijimos: Te amo.

 

Eduardo Ramírez Moyano

Nuevo integrante: Cuitlahuac A. Sanchez

Bienvenido a Poesía en órbita CUITLAHUAC.

Cuitlahuac, es nuevo integrante en nuestro colectivo. Se encargará de la imagen de nuestra web.

Los que deseen servicios de portadas de libros y anuncio publicitario. Contactarse con nosotros para más información.

Cuitlahuac A. Sanchez Carrizosa. Creador de la marca DAZKING, agencia publicitaria, sello discográfico, agencia de modelos. ACTOR, DIRECTOR, MODELO, PUBLICISTA y dueño de una marca personal de mercadotecnia y productos de ventas por redes sociales.

Arqueologías lll- Tango: Daniel Olivares

ARQUEOLOGÍAS III

Tango

Irspurcasiada de la candula
hisporcurdacia pringariadada
pérgola rusca ericuescente
como lindama de usarcirata.

Granda la gurca; runca la mala
amigordama mi curganlaca
sunda de cunda, trunca la cama

Unicavila, unicavala
aursunta carpa urcamiescencia
emitermala du capisanta.

Armi cuncurla de floreciana
nu micundata par la camisa
cramiculiana amina buna . ..

Usurpa la camireta de tu carita amicateada
y no birtacia de uniculiana
la baratracia de la purata

Amicanbala,amicanbala
virgaminocia ermigorstante
… amicanbala burgatunante.

Amina la gamidola bura de mi bulante.

©Daniel Olivares

Recuerdos- Alejandra

Llego la época en donde los recuerdos eran indomables y azotaban con dejarme ausente.

Cada noche de insomnio pensaba como pude haber cambiado las cosas. Paso el tiempo sanando la herida de fracasos en mi vida. Y recordé que los héroes no son quienes tienen victorias sino los que saben levantarse tras la derrota. Ese fue el despertar para levantar los pedazos que dejaste detrás aunque tú pérdida doliera necesitaba empezar de nuevo.

©Alejandra Graciela

ADORMECER EL PASADO

Recordar aquel pasado es a los sentimientos evocar, no deseo penar más
Un sollozo amargo queda en mi corazón, anhelando aquel pasado que marchó y que a las ausencias invoca
Pero no quiero llorar más, traigo a la memoria y transitan por ella felices días de felicidad.
Quiero recordar, que aparezcan, sentirlos, tenerlos activos, que jueguen en mi memoria a juegos de niños
Que el cosmos dibuje los rostros conocidos para que no los olvide, que llegado el momento y olvido, nada más me recuerden que también existieron.
Mis días y mis noches adjuntas a la felicidad quiero
Por un pasado adormecido que feliz despierte al futuro venidero.
Luciérnagas iluminar mi oscuridad, darle luz a mi mente, que en la decadencia recuerde y no olvide jamás.

Adelina GN