Del manantial del olvido

DEL MANANTIAL DEL OLVIDO

DEL MANANTIAL DEL OLVIDO

Es en noches como esta,
sombrías y taciturnas,
en las que no encuentro misericordia
que se apiade ni un instante
de este maltrecho mortal,
preso del pensamiento
que avanza presto,
sin tregua,
ahogado en las aguas turbias
que brotan con reciedumbre
del manantial del olvido.
Ojalá una de estas noches
llegue a compadecerse de mí
y me otorgue la clemencia
de mantener mis recuerdos,
que ya fueron olvidados,
a salvo de todas las linfas
que afloran del manantial.
Ojalá que mis olvidos
caigan en el olvido.