Blancanieves y una historia de amor diferente- Karla Paola

En el bosque…

Pronto Blancanieves reconoció cual era el camino que llevaba directo a la casa de los siete, estaba muy nerviosa, no sabía cómo iban a reaccionar los siete, ni cómo iba a ser volver a verlos después de tantos años…

Se encontraba enfrente de la casa de los siete, aquella pequeña casa seguía igual que el día que ella se fue, igual que el día que ella llego; Se escucharon risas adentro, era momento de tocar, tenía que tocar; Y así lo hizo, toco a la puerta pero….

¡Sorpresa!, no abrió ninguno de los siete, sino… Sino… “Un chico uno no muy apuesto”, él la reconoció de inmediato, jamás podría olvidar a aquella chica que le gustaba ver, se le hacía interesante ver como se la pasaba haciendo cosa que ninguna de las otras chicas de la aldea hacía, ella era diferente, era especial, no pudo evitar sonreír al verla, era toda una mujer ahora, y a los ojos de él era hermosa; Blancanieves no sabía porque aquel chico le había abierto la puerta y no alguno de los siete, quien era aquel chico y porque sonrió al verla, que hacia ese chico ahí, en casa de los siete, porque sentía cosas en el estómago, quizá tenía hambre, estúpido chico, porque no se quitaba de la puerta para que ella pudiera pasar; Él se dio cuenta de que Blancanieves se estaba incomodando así que se limitó decir: “hola, ¿qué la trae por aquí damisela?”, esto arranco una sonrisa de los labios de Blancanieves, pues la hizo recordar el dio que había llegado a casa de los siete, estaba tan metida en sus pensamientos que casi se olvidaba del chico, pero reacciono a tiempo para responder “soy una vieja amiga de los siete, he venido a visitarlos, ¿me puedes dejar pasar?”, el chico se hiso para un lado y Blancanieves paso.

Una vez dentro de la cabaña los siete la vieron y corrieron a abrazarla no podía creer lo que sus ojos veían, era Blancanieves, su Blancanieves, había vuelto, había vuelto con ellos; Después de la cálida bienvenida le pidieron a Blancanieves que les relatara sus aventuras y así lo hizo.

Al terminar de esto ya era muy tarde, así que se fueron a dormir, al día siguiente como cuando vivía con lo siete Blancanieves se despertó a preparar el desayuno, una vez que todos despertaron, Blancanieves se percató de que el chico que le había abierto la puerta el día anterior seguía ahí, así que pregunto que quien era, los siete le dijeron que era su primo lejano, pero que se había ido a vivir por un tiempo indefinido con ellos, le comentaron que anteriormente vivía en la aldea, y se lo presentaron, tenía un nombre muy peculiar Blancanieves nunca lo había escuchado le gustó mucho era un nombre corto, pero hermoso, se llamaba “Eric”.

Después de algunos meses Blancanieves se dio cuenta de que Eric era el mismo chico que hace mucho tiempo la “espiaba”, era el chico que la hacía sentir cosas raras en el estómago; Decidió decirle eso a Eric que lo conocía de antes, a lo que Eric respondió que él la recordaba desde siempre, jamás la había podido olvidar.

(Decidieron hacerse novios, no puedo decir que Eric era el amor de su vida, pero tampoco lo puedo negar, ya que la vida es una ruleta rusa, no puedo terminar diciendo que se casaron y vivieron felices para siempre, porque les puedo asegurar que posiblemente tuvieron dificultades al igual que todas las parejas, pero algo que les puedo asegurar, es que Blanacanieves y Eric se querían mucho, era un cariño sincero, no era amor, para enamorarse se necesita más que un par de meses, pero estaban dispuestos a esperar, así que terminare este cuento de la siguiente manera…..)

“Blancanieves y Eric se hicieron pareja, ella le enseño a amar los libros, él le mostro mundos nuevos; Quizá no durarían mucho, quizá no serían los mejores, quizá tendrían muchos problemas, pero ellos sabían que era mejor arriesgarse”

Algunos años después…

Blancanieves y Eric ya no seguían juntos, él quería experimentar y viajar por el mundo, mientras que ella quería empezar a hacer algo con su vida, había conocido todo lo que quería conocer en su momento ahora quería empezar a hacer algo con su vida estaba más grande y había madurado más el día en que todo había terminado fue algo así….

“-Vámonos, viajemos por el mundo, perdámonos, volvamos a ir a todos los lugares que hemos ido antes, quiero que hagamos locuras nuevamente, como antes.”, Eric extendía sus brazos y

giraba, tenía una sonrisa en la cara (Maldito Eric y su hermosa estúpida sonrisa, esa sonrisa había causado tantas cosas antes en Blancanieves, las seguía causando a decir verdad), sus ojos brillaba e irradiaba felicidad. “-Eric, por favor…

Ya hemos hablado de esto, viajamos el tiempo que fue necesario conocimos lugares hermosos, pienso que ahora ya es momento al menos para mí, de hacer algo con mí vida, algo verdaderamente productivo, es momento de sentar cabeza en algún lugar, no se puede ir por la vida así, por favor, Eric entiende que esta vez no puedo seguirte.”, Blancanieves tenía el semblante serio, le dolía decir eso, le dolía no poder seguirlo, pero en la vida había aprendido muchas uno de ellas era que “no tiene nada de malo irse cuando sientes que no estás avanzando” (Frase de Quetzal Noah   ); “-¿Qué quieres decir con que esta vez no me puedes seguir?”, Eric se había puesto serio, el brillo de sus ojos había desaparecido, incluso ahora empezaban a ponerse vidriosos. Blancanieves odiaba verlo así, pero también estaba consciente de que era lo mejor para ambos.

(Eric aparentaba ser una persona fuerte, pero siempre fue alguien muy sensible, en algunas circunstancias como estas solía llorar, pero no lloraba como los niños pequeños los cuales, lloran porque sus padres no les quieren comprar un juguete o algo por el estilo, el lloraba de verdad, lloraba por cosas que nadie más lloraba, lloraba por las guerras, por la muerte de tantos niños a diario, lloraba por no poder ayudar a las personas que lo necesitaban, pero lloraba porque verdaderamente le dolían, le dolían mucho; Me gustaba su manera de ver el mundo, como si pudiera cambiarlo, como si todo lo malo de este no fuera más alguna ilusión). 

“-Quiero decir exactamente eso Eric, no puedo seguirte esta vez, no puedo obligarte a abandonar tus sueños, ni quiero que los abandones, sé que sueñas con cambiar al mundo, con ser escritor y con muchas cosas más, pero Eric, quiero que también tú estés consciente de que tengo mis propias metas y sueños, quiero que estés consciente de que tampoco los puedo abandonar por seguirte, sabes que te amo y estoy consciente de que me amas, quizá jamás deje de amarte, o quizá olvide hasta tu nombre, pero tú siempre tendrás el primer lugar, porque fuiste, eres y por siempre vas a ser el primer chico en mi vida, mi primer amor, y eso Eric absolutamente nadie lo va a cambiar, probablemente sea mejor despedirnos así, aquí y hoy… Recuerda que cuando no te quede nadie en el mudo siempre puedes volver a mí, te esperare con los brazos abiertos, porque dudo mucho poder remplazarte.”, Blancanieves tenía una sonrisa triste en su cara a un que en este punto una que otra lagrima empezaba a rodar por sus mejillas. Eric también tenía lágrimas en toda la cara, pero asentía lentamente, le dolía todo aquello, pero al final sabía que ella estaba en lo cierto, así que se limitó a decir lo siguiente:

 “-Mi chica, mi Blancanieves, mi primer amor, mi primer gran amor, estoy seguro de tu amor, y espero tú lo este del mío, siempre te voy a amar, siempre, no quiero que dejes tus aspiraciones de ser alguien por un estúpido soñador como yo…. Y no, por favor, no me veas así, quiero regresar algún día y encontrarte hecha toda una persona prospera, con una bonita familia, un esposo digno de ti y unos lindos hijos como tú. En cuanto a mí respecta, espero volver algún día, espero volver a verte, quisiera quedarme, porque mi corazón estará por bastante tiempo aquí contigo, pero mi mente esta en otra parte, y soy consciente de que te mereces a alguien mejor, así que por todo el amor que siento hacia ti, me voy a ir, para permitirte que hagas realidad tus sueños… Solo no olvides que te amare por siempre”, Blancanieves no contesto nada se limitó a extender los brazos, Eric sabía perfectamente que ese gestó solo lo hacía cuando estaba muy triste o asustada, así que como era costumbre corrió y la abrazo; Blancanieves escondió su cara entre el cuello de Eric, y olio su perfume, era consciente de que sería la última vez que el estaría ahí para ella, para hacerla reír y abrazarla cuando estuviera triste, era consciente de ello y le dolía mucho, Eric era su ideal de chico perfecto, no quería que se fuera, no quería dejarlo ir, pero no podía detener el curso de las cosas, ni cambiar su mente. Mientras tanto Eric la tenía bien sujeta, no quería soltarla sería la última vez que la abrasaría, que ella lloraría en sus brazos, la amaba mucho, y dolía demasiado tener que dejarla, pero ella merecía alguien mejor que él pensaba Eric… (El abrazo duro mucho, no puedo decir si segundos, u horas, ya que el tiempo es algo muy relativo, pensemos que toda la despedida termina así, porque así es mejor, el final de las despedidas jamás es algo muy bonito).

Tiempo actual…

Blancanieves después de la ruptura con Eric se había regresado con lo siete, al bosque, ellos en su mayoría se había casado y mudado a la aldea, los otros se había ido a vivir fuera, y todos decidieron regalarle al cabaña a Blancanieves; Ahora Blancanieves ahora era una maestra de la aldea, todos la querían mucho, también tenía otros trabajos fuera de ahí, era una editora activa y había publicado ya dos libros, el primero era un total homenajes a Eric, su primer amor, el chico al que aún no podía olvidar, seguía pensando en el, había conocido a más personas, había tenido más novios, pero ninguno había llenado el vacío que Eric había dejado…

Estaba dando una clase, era un día como cualquier otro, hasta que de repente, esa voz, esa maldita voz que aunque pasaran muchos años jamás olvidaría, estaba nerviosa, tenía miedo, pero sobretodo quería que fuera verdad lo que su mente estaba pensando… Y de repente la puerta se empieza a abrir y aparece……

(Listo querido lector lo anterior es el fin, si así termina… Aun no sé si Eric regresa o solo es una ilusión, aun no estoy segura, así que por hoy, así termina…).

Escrito por KARLA PAOLA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s